Brasil se enfrenta a la OEA por la construcción de hidroeléctrica

Brasil se enfrenta a la OEA por la construcción de hidroeléctrica

2011-04-06 00

EFE|LA PATRIA|RÍO DE JANEIRO
El Gobierno de Brasil se enfrentó ayer con la OEA y respondió con palabras ásperas a un dictamen de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que le pide al país suramericano parar las obras de una polémica represa en la Amazonía.

La CIDH solicitó que Brasil detenga de forma “inmediata” las obras de la central de Belo Monte, que comenzaron el mes pasado en el municipio selvático de Altamira, en el estado de Pará, con la oposición de ecologistas, indígenas y campesinos.

El organismo pretende que las autoridades brasileñas extremen las precauciones para preservar a los pueblos indígenas y que, además, vuelvan a consultar a los afectados, según una carta del secretario ejecutivo de la CIDH, Santiago Cantón, divulgada hoy en Brasil por organizaciones indigenistas.

Otro de los requisitos exigidos es la elaboración de un plan para prevenir la diseminación de enfermedades como consecuencia de la implantación de la represa y las derivadas del flujo masivo de personas en la región con motivo de las obras.

La CIDH dio un plazo de 15 días para que el Gobierno presente pruebas del cumplimiento de las medidas cautelares y que, periódicamente, actualice esas informaciones.
Respuesta del Gobierno

El Gobierno brasileño respondió por medio de un comunicado de la cancillería en el que tachó de “precipitada e injustificable” la orden de la CIDH, y sugirió que la OEA carece de competencia para opinar en este asunto.

“El Gobierno brasileño (…) recuerda que el carácter de tales sistemas (en referencia a la OEA y el CIDH) es subsidiario o complementario, razón por la cual su actuación solamente se legitima en la hipótesis de fallo de los recursos de la jurisdicción interna”, sentenció la nota del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La abogada Roberta Amanajas, de la Sociedad de Derechos Humanos de Pará, aseguró que si Brasil continúa este proyecto de forma unilateral “violará la legislación internacional”.

“En ese caso, el Gobierno brasileño podría ser acusado por los impactos negativos que cause la represa”, afirmó Amanajas, citada en un comunicado de la ONG Amazon Watch.

Belo Monte, que será a partir de 2015 la tercera mayor hidroeléctrica del mundo después de la china de Tres Gargantas y la paraguayo-brasileña de Itaipú, será construida a orillas del río Xingú, afluente del Amazonas, por un consorcio público-privado de empresas brasileñas, a un costo de unos 10.600 millones de dólares.

El dato

El inmenso muro de cemento de Belo Monte inundará 506 kilómetros cuadrados de selva, lo que tendrá repercusiones en el ecosistema amazónico y obligará a desalojar a unos 50.000 campesinos e indios, según los datos del proyecto.

La cifra

11.233 megavatios será la capacidad de generación máxima de la hidroeléctrica.

 

http://www.lapatria.com/story/brasil-se-enfrenta-la-oea-por-la-construcci%C3%B3n-de-hidroel%C3%A9ctrica

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: